martes, 3 de mayo de 2016

PUBLICADO "EL PEINADO DE..." EN EL MARCO DE JORNADA MUNDIAL "AL AIRE LIBRO"





Con la participación de 9 niñas y 14 niños de edades entre 4 y 13 años construimos un cuento colectivo inspirado en el problema de contaminación causada en la comunidad de Goyena por las tolvaneras. El texto del cuento es igual en cada libro pero cada participante realizó su propio librito a mano, obteniendo de esta manera 23 trabajos diferentes con bellos dibujos originales.

La presentación de los ejemplares tuvo lugar el pasado 9 de abril en el Centro Cultural Rural MADRE TIERRA, en el marco de la Segunda Jornada Mundial "AL AIRE LIBRO" en la cual contamos con la visita de una nutrida delegación de niñas, niños y jóvenes del centro Cultural NECAT ( Nicaragua Education Culture and Arts Trust) de León.

"El peinado de..." es el segundo título producido bajo el sello de Guolestrít Cartonera. La segunda fase de este pequeño proyecto consiste en realizar un montaje de títeres con el mismo cuento. A continuación algunas de las ilustraciones:






    
























 




















jueves, 3 de marzo de 2016

ARRANCA SEGUNDO PROYECTO: UN CUENTO SOBRE DERECHOS ECOLÓGICOS REALIZADO CON NIÑOS Y NIÑAS DE LA COMUNIDAD DE GOYENA

Con la participación de 11 niñas y 12 niños de edades entre 5 y 11 años, habitantes de la comunidad rural de Goyena (Comunidad Indígena de Sutiaba, Nicaragua) con mucho entusiasmo iniciamos la creación, construcción y edición de nuestro segundo proyecto cartonero en el cual abordamos el tema Derechos Ecológicos de niñas, niños, adolescentes y jóvenes. El trabajo se está desarrollando en el Centro Cultural MADRE TIERRA ubicado en dicha comunidad. El título del cuento es "El peinado de..." y hace referencia a la situación de contaminación e insalubridad provocada por el despale y el polvo que afecta a todo este vecindario donde habitan más de 120 familias. Una vez publicados, los libros serán presentados en varios centros e instituciones tanto dentro como fuera de la comunidad de Goyena.





miércoles, 3 de febrero de 2016

"ESPUTO" DE N.N.: PRIMER TÍTULO IMPRESO






“ESPUTO”…POR PURO GUSTO

“Esputo” es el primer libro producido desde “Guolestrít Cartonera”, su autor N.N. se negó rotundamente a proporcionar mínimos datos biográficos, mucho menos currículum, creo que es de aquellos dinosaurios convencidos de que la pieza literaria debe sostenerse honradamente sola, sin la muleta del currículum infestado de triunfos, premios obtenidos, estudios realizados en la patria y en el extranjero, bla-bla-bla-bla-bla… a estas alturas no se me habría ocurrido pedirle una fotografía para que los lectores puedan ver sus sobresalientes facciones de genio literario, si así lo hubiera solicitado lo más posible es que me hubiera regalado una buena patada en el trasero. Además semejantes poses no van con el espíritu de la Guolestrít (Wall Street in english). 




 “La creación literaria también tiene algo de reciclaje”, algo así me dijo Adriana mientras pegaba xilografías al soporte del libro, tal vez no con esas palabras, pero me hizo caer en cuenta que había otro aspecto más que sumar a esta experiencia. Otro amigo me preguntó si pensamos vender los libros publicados y me preguntó si salían más baratos que un libro convencional, “Lo hacemos por puro gusto” le contesté. Entonces comenzaron a surgir interrogantes de este tipo: ¿cómo se van a distribuir? ¿a quién? ¿con qué criterios? ¿ de dónde se obtendrán fondos para las próximas publicaciones? ¿qué tipo de literatura se piensa publicar?, tal vez algunos más escépticos o más negociantes dirán que el asunto no es rentable, que tiene algo de elitista o al menos excluyente, eso de fabricar sólo 45 ejemplares de un título cuando en estos tiempos existe el internet y el PDF. Le di un par de libros a unos amigos poetas, me miraron con alegre asombro y un tanto anonadados ¿quién jodido en estos tiempos recorre media parroquia de León buscando a alguien para obsequiarle un libro cartonero? Además lo publicado no es “literatura light”, yo diría que es más bien ácida, de la que pone el limón en la llaga, de la que causa escozor y chimazón a los esquiroles, cepillos, oportunistas, letrados encopetados de toda laya y hasta turistas adictos a experiencias “x-tremes” en los países pobres pero sonrientes y exóticos.






Como sea, este producto ha significado una gran satisfacción, es un bicho raro nacido en medio de la palmazón, con total y absoluto ánimo de “deslucro”, un proyecto estrella donde se ha procurado en todo momento poner la carreta delante de los bueyes, donde ha valido un pito la eficiencia productiva, donde nadie se ha puesto a redactar meta, visión, misión y ese tipo de pendejadas. Aquí lo que ha primado es el gusto por hacer, por reunirse con gente desprovista de arrogancia y darse el lujo de “perder el tiempo” en colectivo…”tengo que escribir algo para el blog” les comenté a los camaradas mientras imaginaba un escrito profundo y trascendental, pletórico de citas y referencias bibliográficas (dada la importancia del producto), después me acordé que no pertenezco a la casta de los ilustrados, sólo recordé unas poderosas palabras vistas y escuchadas hace poco en internet de una mexicana que tiene los ovarios bien puestos: “No afirmar el proceso por encima de los resultados, porque el arte no es intención, el arte son hechos”(Avelina Lésper)…aunque en este caso el proceso también ha sido un viaje placentero y la intención ha sido la piedra de todo el asunto.




   

miércoles, 2 de septiembre de 2015

TOMADO DE "ARCHIVO HACHE"

Imagen:  prólogo de "Las Vacas Paganas" número 2.

Crítica al libro de artista 


por Heriberto Yepez

El libro de artista es la estrategia consistente en atravesar la crisis del libro a bordo de un objeto, manufactura y diseño bellos: un libro con aura (por no ser industrial… y poner entre paréntesis ¿su? crisis).

Muchos libros de artista, en realidad, son libros de artesano. Su forma deriva de las manualidades, la artesanía, el craftmanship. 

A veces se supone que tiraje, materiales y trabajo artesanales bastan para hacer un “libro de artista”. Como pensar que cualquier paisaje al oleo, por ser bonito, logra ser arte. O creer que sonetizar y poetizar equivalen.

Definir al arte es arduo. Pero sabemos que rebasa lo bonito.

No distinguir entre el libro de artista y el libro artesanal provoca que el mundo del libro de artista tenga mucho de Classy Charlatán.

El mayor logro histórico del libro de artista es haber mostrado que los libros comunes son insuficientes, incluidos los libros de artista.

El libro de artista es un retro-centauro a medio camino entre las artes gráficas tradicionales y el arte contemporáneo. Esto no es necesariamente negativo, obvio, irrelevante o elogioso a sus jinetes, esto es, sus quijotes.

El libro de artista hoy vive un revival; es quizá el primer tipo de libro cuyo aura se fue y regresó. Después de una fase decadente a finales de siglo, revivió... ¿Renovándose?

Muchos libros de artista —como mucho arte contemporáneo— depende, sobre todo, del ingenio. Una bonita encuadernación, impresión delicada, ilustraciones atractivas, cuidado de diseño y ejecución, evidencia sensual de trabajo experto o curioso. El toque final: el ingenio.

Muchos libros de artista delatan y, a la vez, ocultan tratarse de obras más lujosas y ornamentales que artísticas. Con frecuencia, su presunción artesanal cubre un vacío.

Sólo visto como hoax podemos entender al libro de artista dentro del arte contemporáneo: el arte en problemas, cuyo hacedor está intoxicado de capitalismo. 

El libro de artista es otra de las estrategias posmodernas a la que han llegado comunidades del libro para sobrevivir. 

Lo que distingue al libro de artista es ser una estrategia de comunidades manufactureras del libro que se cruza con las estrategias de sobrevivencia de las artes gráficas, plásticas y visuales. En el libro de artista convergen la crisis del libro y la crisis del arte.

Pero también lo habitan otras crisis (desde las manualidades hasta las bellas artes). 

El libro de artista se caracteriza por esconder la crisis al emplear sólo fragmentos de otras artes, evitando ser relacionado directamente con la crisis integral de tales disciplinas.

Por otro lado, ser un disimulado bricollage le permite embellecer al libro de papel como artefacto y materialidad (agónicas). 

Todo libro de artista vuelve a sus técnicas, maquillaje mortuorio. Toda estética del libro es ya tanotoestética.

Léase este fin con ironía y sin ella: el libro de artista es el Día de Muertos del libro moderno.


Publicado en la columna semanal en el suplemento cultural Laberinto del diario mexicano Milenio. 
La columna se publicó el sábado 21 de febrero del 2015.

ACERCA DE LAS EDITORIALES CARTONERAS



El siguiente artículo ha sido pirateado de: www.radiadormagazine.com/2014/04/editoriales-cartoneras-en-mexico:


APROXIMACIONES AL CAMPO CARTONERO


Quizá sea necesario hacer un recuento de las características de las editoriales cartoneras, que a su vez las emparentan con otros proyectos editoriales independientes:

·      Son copyleft. Edgar Altamirano, poeta infrearrealista, ha dicho que las cartoneras son “disidentes del ISBN”. Raúl Zurita, por su parte, considera que hay algo profundamente democrático en la manufactura de libros cartoneros, y en parte eso tiene que ver con la postura manifiestamente en contra de la mercantilización del libro y la lectura.

·      Promueven la conciencia ecológica, así como la cultura del reciclaje, reúso y reutilización de materiales.

·      Son manufacturadas, es decir, creadas manualmente.

·      Tienen tirajes abiertos o bajo demanda, y dependen del “éxito” del libro.

·      Están basadas en una localidad (locally-based), e incluso en algunas se observan las características de las organizaciones denominadas grassroots.

·      Publican a autores nuevos, olvidados o censurados, aunque también se da el caso contrario, pues la legitimación de editoriales como Eloísa y La Cartonera Cuernavaca tuvo que ver con que autores establecidos, como César Aira, Ricardo Piglia o Mario Bellatin, cedieran los derechos de algunas obras suyas para una edición cartonera.

·      Como dice Ksenija Bilbija, des-jerarquizan y colectivizan el oficio de la edición de libros. La idea de nuevas formas de colectivizar el quehacer editorial consiste no tanto en armar una cadena de producción, sino una “actividad hormiga”, con tácticas más propias de la guerrilla que de un taller o un local de producción.

Por supuesto, esta enumeración es sólo una de las múltiples combinaciones posibles al conformar una cartonera. El gesto de establecer directrices que rijan a todo el movimiento equivale a limitar su rango potencial de acción y sobre todo le da la espalda a la colaboración para replegarse sobre sí mismo, se vuelve una competencia, un nuevo intento por fijar y nombrar cánones. El hecho de que muchas de estas definiciones difieran tanto (sobre todo en torno a los derechos de autor y el precio asignado al libro cartonero) habla del potencial creativo inherente a la fórmula artesanal o manufacturera.

Las cartoneras son apenas la punta del iceberg editorial emergente, aunque están constantemente asociadas con géneros de poca presencia en el mainstream literario, como la poesía y el cuento. La clave se encuentra en la palabra “manufactura”, un elemento imprescindible no sólo para el quehacer cartonero, sino de otros proyectos emergentes de producción editorial independiente. Por el momento, ninguna cartonera ha llegado al punto de formalización de Eloísa, salvo quizás Ultramarina de Valencia/Ciudad de México, lo cual podría resultarle incómodo a algunos, pues Ultramarina representa la variante o modalidad de la cartonera como una empresa, conceptualización que poco tiene que ver con los ideales políticos y sociales que dan forma a Eloísa. Sin embargo, entre estos dos polos (la cartonera como cooperativa y la cartonera como empresa), hay un sinnúmero de posibles variantes, las cuales son clara muestra del inmenso poder creativo que subyace detrás de un libro con tapas de cartón.


            A mi parecer, dos elementos son los que constituyen en mayor medida el potencial creativo de las cartoneras: por una parte, (re)insertan el libro al discurso social, a través de talleres como Libros: Un Modelo Para Armar (LUMPA) de Sarita; por otra, propician la apertura de plataformas de edición para corrientes literarias y culturales emergentes, underground o poco publicadas. Dependiendo de la editorial cartonera, dichos elementos aparecen en mayor o menor medida, e incluso en algunas ocasiones operan independientemente. Cada editorial cartonera busca un público objetivo, una línea editorial más o menos específica y asigna un valor determinado a sus productos finales. Su éxito depende no tanto de si sus textos y diseños son “buenos” o “malos” en un sentido estético, sino de que cubran un nicho de audiencia dentro de una comunidad (de lectores, de creadores e incluso de manufactureros, sean estos últimos remunerados o no).

lunes, 24 de agosto de 2015

OTRAS PUBLICACIONES DESDE LEÓN: "NOCTÁMBULOS DE LA LITERATURA".


Páginas internas del segundo número


Páginas internas del primer número

OTRAS PUBLICACIONES DESDE LEÓN: REVISTA "NOCTÁMBULOS DE LA LITERATURA"

Portada del primer número.

“NOCTÁMBULOS DE LA LITERATURA
Revista del Pensamiento Estudiantil"

“ Carta Editorial desde la Atenas Centroamericana” :

Camino de desesperación
camino de la memoria,
camino del primer día,
Divino camino del Amor

Muchos dudamos de nuestro talento alguna vez, sin embargo siempre hay oportunidades que nos renuevan y ésta, sin lugar a dudas, es una.

Lanzar una revista no es tarea fácil, el proceso es más complicado de lo que nos imaginamos, pero al final lo hemos conseguido, sí, y al final nos gusta.

En este nuevo porvenir queremos ofrecerles una versión innovadora y vanguardista de poesía, una literatura que vaya más allá de los sentidos y las emociones, donde a la vez, nos reinventamos a la vez, en el arte y todos sus conceptos, porque ser escritores es ser creadores de sueños e imágenes, escultores de pasiones y realidades, por lo que es de nuestra entera satisfacción presentar creaciones que desbordan talento y nos plantean “un puro y perfecto orgasmo” que es lo que uno puede sentir al introducirse un poco en esta ambientación tan atractiva a la que nos transportan nuestros colaboradores y llevamos hasta ustedes”.

Fragmento de la presentación del fanzine en su primer número (Agosto del 2010).

Entre agosto del 2010 y noviembre del 2011, otro grupo de estudiantes de la UNAN León publican 3 números impresos y uno digital de esta revista o fanzine. Los impresos tienen un tiraje de 300 ejemplares cada uno. El grupo editorial para el primer número está integrado por Erick Moncada, Nohelia Marín, Sergio Alvarez, Daniel Mantilla y Gerald García, este último estudiante de secundaria.

“Noctámbulos de la Literatura” también se constituye en un espacio donde, prioritariamente, estudiantes de la UNAN pueden publicar sus trabajos literarios, entre ellos: Ariel Ochoa, Lenin Rigoberto Mendoza, Daniel Mantilla, Erick Moncada, Gerald García, Denis Zapata, Maryuri Massiel Villlares, Joseph Marie Joseph, Sergio Alvarez, Juan Luis Midence, Maynor Xavier Cruz, Noelia Marín, Karla Vanessa Mendo, Ana Argentina Cuevas,  Juan José Montes, Brenda Meredith Rodríguez, Gerald García, Carlos Herrera Martínez, Jorge Luis Quezada, Eddy Salgado, Francis Elisa Martínez, Antonio López Somoza.

El fanzine contó con colaboraciones de estudiantes de otros países entre los que aparecen: Sandra Montelpare (Argentina), Alejandro Gómez (Colombia), Delma Karina Argüello (Panamá), Juan Cruz Bordoy (Argentina), Remberto Narváez (Perú), Ana Maritza Schwarz (Perú), F.D.M.A. (Chile)  y Miguel Hernández (Honduras).

Se publican también trabajos de otros escritores como Gice Silva (México),Marina de la Fuente Rodríguez (España), Eliseo Diego (Cuba),Cesare Pavese (Italia) y los nicaragüenses Pedro Alfonso Morales, Gonzalo Rivas Novoa y Enrique Langrand.

Entre sus patrocinadores figuran: UNAN León, Distribuidora “Anita”, Doctor Adán Alonso (médico y cirujano), Lic. José Cecilio Gámez (corredor de seguros) y Pulpería “Los Jalapas”.

Hay que decir que, al igual que “Cuatro Ases”, el fanzine “Noctámbulos de la Literatura” promovió y desarrolló actividades de lectura, escritura y estudio de la literatura principalmente entre la comunidad universitaria de su centro de estudios.